sábado, 2 de abril de 2016

cartas y poesía (8 de 38 velitas)

Querida M:
La octava velita de mis 38 (y deberé tomar carrera porque faltan menos de 60 días para mis 39), será la poesía. Es un regalo que me hice el 8 de mayo pasado: darme 38 velitas de escritura, 38 entradas a mi creatividad con las palabras. Las palabras me han abandonado (ahogadas en demasiada charla social). Por eso siempre me ha gustado venir a tu casa: aquí puede sólo ser música, silencio, poesía. Como la que encontré hoy cuando me presentaste a tu amiga Cristina. En el pedaleo hasta aquí había pensado que serían Henry y Anaïs quienes me hablarían de mí. Entonces la transcribo, y nos deseo.

MI SEXO

Mi sexo no es buen consejero.
Mi sexo no es de fiar.
Mi sexo sabe de mí cosas que yo no sé
y tiene inclinaciones que me sorprenden,
niña impúber que ha menstruado antes de tiempo.
Mi sexo me conduce a donde no quiero ir
y habla un lenguaje mudo
hecho de gestos y de impulsos
que claman en la soledad de la noche
como niños huérfanos.
Si conversara más a menudo con mi sexo
posiblemente podríamos llegar a algún acuerdo:
o yo lo mato a él
o él me destruye a mí.

....

Querido P:
Cristina también me ha hablado de nosotros:

Cuando no hacemos el amor
me encierro
      encierro
      encierro
entre cuatro paredes
aunque quizás son cinco
lo mismo da
siempre es una cárcel
como mucho chocolate
bombones
decenas de bombones
bomba-bomba
bum-bum
bombones belgas
bombones suizos
bombones ingleses
bombones alemanes
                  bombones con forma de concha marina
                  bombones como caballitos de mar
                  bombón o pezón
                  labio o rosa
                  bombón o lóbulo
A la noche
la caja está vacía
y yo me siento gorda
creo haber aumentado de peso
esta hinchazón no puede ser sana
es el deseo insatisfecho.

Ahora que lo pienso, P, tal vez no hable de nosotros, a pesar del bombón y el chocolate de anoche y la manija de esta mañana. Tal vez me hable de A, o de una pista. Tal vez este se acerque más a lo que no dijimos:

MIEDO

Las pocas veces
que he sido feliz
he tenido profundo miedo
          ¿cómo iba a pagar la factura?
          Sólo los insensatos
-o los no nacidos-
          son felices sin temor.

Querida Juli:
¿Será este tu poema del día?

EXTRANJERA
Extranjera en la ciudad
extranjera entre los otros
de noche
me encierro en el bar gay.
Ah, mis hermanos....
el alegre maricón con el pelo verde
que baila sensualmente
mientras se mira en el espejo
cual Narciso teñido
la profesora de francés
vestida de George Sand
con su alumna preferida
(Balthus)
y las parejas siamesas
que han conseguido
eliminar las diferencias.
Pido una copa
todo el mundo baila
todo el mundo menos yo.
¿Será posible que aquí también
entre falsos pelirrojos
y lesbianas sin pareja
te sientas otra vez una extranjera?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.